Aviso de Cookies

Este sitio web deposita cookies propias y de terceros en los dispositivos para que el sitio web funcione mejor y para ayudarnos a nosotros y a nuestros socios a comprender cómo usa nuestra página para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. El uso adicional de este sitio (haciendo clic, navegando, desplazándose) o la eliminación de esta nota de cookie se considera consentimiento para la aplicación y el uso de cookies. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, clique aquí

Cookies necesarias
Estas cookies son necesarias para el funcionamiento básico de oetker.es.
Necesarias y de rendimiento
Las cookies de rendimiento ayudan a analizar el uso de oetker.es para que podamos medir y mejorar continuamente la calidad de la web.
Necesarias, de rendimiento y de Márketing y terceros
Las cookies de Márketing y terceros nos ayudan a mosrar contenido personalizado de oetker.es en otras plataformas.
Aviso de Cookies

Este sitio web deposita cookies propias y de terceros en los dispositivos para que el sitio web funcione mejor y para ayudarnos a nosotros y a nuestros socios a comprender cómo usa nuestra página para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. El uso adicional de este sitio (haciendo clic, navegando, desplazándose) o la eliminación de esta nota de cookie se considera consentimiento para la aplicación y el uso de cookies. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, clique aquí

Cookies necesarias
Estas cookies son necesarias para el funcionamiento básico de oetker.es.
Necesarias y de rendimiento
Las cookies de rendimiento ayudan a analizar el uso de oetker.es para que podamos medir y mejorar continuamente la calidad de la web.
Necesarias, de rendimiento y de Márketing y terceros
Las cookies de Márketing y terceros nos ayudan a mosrar contenido personalizado de oetker.es en otras plataformas.

¡Descubre todo y más sobre la Levadura Dr.Oetker!

Después del azúcar y la harina, la levadura es de los ingredientes más comunes en cualquier receta de repostería.

La levadura, también llamada impulsor, es un producto químico utilizado en repostería para hacer que las masas se hinchen y crezcan. Es por la capacidad de generar dióxido de carbono (gas), al igual que las levaduras frescas, por lo que ha adoptado su nombre. Aunque veremos más adelante en qué se diferencia la levadura química de la fresca, es importante saber que la primera no es un organismo vivo y no realiza ninguna fermentación. 

Entonces, ¿qué es exactamente la levadura? Se trata de una mezcla de dos compuestos químicos que reaccionan juntos: bicarbonato sódico (base) y un ácido, normalmente ácido cítrico, que es el que tienen los limones. Cuando se juntan un ácido y una base se produce una reacción química.  

Elaboraciones para las que se puede utilizar la levadura: cuando queremos que nuestras masas se eleven y crezcan, pero sin una fermentación de por medio, usamos la levadura química. Normalmente se utiliza en elaboraciones dulces como bizcochos, magdalenas, galletas… Nunca para elaboraciones como panes u otras masas fermentadas (con alguna excepción puntual, como el pan de soda). 

Compuestos

Bicarbonato, ácido y almidón. Qué es cada compuesto y qué hace. Vamos a ver detenidamente cada uno de los compuestos de la levadura química para entenderlos en profundidad:

  • Bicarbonato sódico: se trata del bicarbonato sódico de toda la vida que se usa para limpiar o para la acidez de estómago. El bicarbonato en contacto con un ácido genera CO2
  • Ácido: para que el bicarbonato reaccione, hace falta que entre en contacto con un ácido. El ácido y el bicarbonato se deshidratan y se mezclan en polvo, ya que únicamente reaccionan cuando están hidratados. 

  • Almidón: puede ser un almidón de maíz o de patata. Su única función es mantener la mezcla de bicarbonato y ácido seca, para que no reaccionen cuando están en la bolsa. 

Dr Oetker Baking Powder: Nuestra historia.

¿Sabíais que la levadura Dr. Oetker fue la primera que se comercializó? En 1891 August Oetker, un farmacéutico alemán, fundó la empresa “Dr. Oetker” y dos años más tarde, en 1983, sacó al mercado el producto que cambió la repostería casera, Baking Powder, polvo de hornear en bolsas individuales que se conservaba durante tiempo y facilitaba la medición de cantidades y daba resultados perfectos en los bizcochos y magdalenas.

El producto tuvo tanto éxito que pronto la familia dejó la industria farmacéutica y se centró en trabajar el nuevo producto estrella. A día de hoy, la levadura Dr.Oetker sigue conservando su fórmula original y continúa siendo nuestro producto insignia. 

Diferencias entre la levadura química, la levadura fresca y el bicarbonato

Cuando nos ponemos delante de una receta y nos encontramos con alguno de estos ingredientes, es normal que haya confusiones. ¿Puedo usar esta levadura para hacer mi receta de pan? ¿Y si no tengo bicarbonato, puedo usar el polvo de hornear Dr. Oetker? Aunque los tres tienen un aspecto en común, generar gas dentro de las masas para que estas eleven, vamos a aclarar cuáles son las principales diferencias entre la levadura química, la fresca y el bicarbonato, ¡para que ninguna receta se te resista!

Levadura Fresca

Es la única que realmente es una levadura, es decir, un microorganismo vivo. La levadura se añade a una masa y en unas condiciones de temperatura adecuadas, 20-28ºC, empieza a alimentarse del azúcar de la harina. A este proceso se le llama fermentación. A lo largo de esta, las levaduras producen C02, haciendo que las masas se eleven. 

Estas levaduras actúan antes de meter las masas a cocer y necesitan el tiempo y la temperatura adecuada para actuar. 

Bicarbonato

Hemos visto ya que el bicarbonato es uno de los componentes de la levadura química, pero, sin embargo, puede también utilizarse de forma aislada. ¿Cuándo? Cuando nuestra masa contenga algún ingrediente ácido con el que pueda reaccionar para producir C02. Algunos ingredientes ácidos son el yogur, el cacao natural… Para recetas con alguno de estos ingredientes, sería recomendable utilizar bicarbonato. 

Las masas con bicarbonato no deben de reposar más de 5 minutos antes de hornearse, ya que la reacción no tendría efecto. 

Levadura Química

Se utiliza para recetas que no contengan ingredientes ácidos. La masa, al igual que con el bicarbonato, no debe reposar más de 5 minutos, o la levadura química perderá su efecto. 

Errores comunes al usar la levadura química

  • No comprobar la fecha de caducidad: cuántas veces buscando en la última balda del armario de la despensa has encontrado una (o varias) cajas de levadura que no recordabas haber comprado. ¡Cuidado! Antes de lanzarte a demostrar tus dotes reposteras, comprueba su fecha de caducidad. 
    Un truco: Si no la encuentras o quieres asegurarte de que funciona puedes calentar un vaso de agua en el microondas hasta que esté casi hirviendo y verter un poco de levadura. Si burbujea y hace un sonido de efervescencia, está perfecta, pero, si por el contrario, no se produce ninguna reacción, tu sobre de levadura química está caducado. 
  • No medir la cantidad de levadura de la receta: pasarse de cantidad de levadura es casi tan erróneo como quedarse corto. Si pones poca levadura tu masa no crecerá en el horno y quedará aplastada y poco esponjosa. Por el contrario, si añades demasiada levadura química a la masa, seguramente resulte con un sabor muy amargo y metálico; y que se forme una elevación muy pronunciada en el centro. 
  • Dejar la masa reposar demasiado: la levadura química empieza a reaccionar cuando se hidrata. Cuando haces una receta de bizcocho y dejas la masa más de cinco minutos reposando, la reacción química termina y el gas generado (las burbujas) desaparecen.
    Por esto es tan importante precalentar el horno y cocinar lo antes posible la masa. 
  • No conservar correctamente los sobres abiertos: en muchas recetas la cantidad de levadura química es menor a la que viene en un sobre. Dejar estos abiertos sin conservar adecuadamente puede hacer que tus polvos de hornear cojan humedad y pierdan sus propiedades, que entre algún cuerpo extraño…
    Para guardarlos bien dobla bien el sobre por la parte abierta y ciérralo con una pinza; o colócalos dentro de un recipiente hermético bien cerrado.

¿Cómo utilizo la levadura en mis recetas?

Cantidad correcta de levadura para mi receta

Aunque la cantidad exacta de levadura correspondiente debe venir indicada en cada receta (y es esencial utilizar esa cantidad), puede serte útil saber cuántos gramos de levadura química se utilizan para un kilogramo de harina: 36g. 

Los sobres de levadura suelen contener 16g de levadura, lo equivalente a una cucharada sopera o a tres cucharaditas de café. 
 

  • Cuando incorporamos la levadura a la receta: como hemos visto antes, la levadura comienza a reaccionar cuando se hidrata. Por lo tanto, es importante añadirla en el momento correcto para que no pierda sus propiedades. Lo mejor es mezclar la levadura química con el resto de los ingredientes secos (harina, sal, azúcar...) e incorporarlos en el último momento a los ingredientes húmedos (huevos, aceite, mantequilla, leche…). 
  • Mezclado: no incorporar correctamente la levadura a la masa puede hacer que tu bizcocho se convierta en un monstruillo deforme con partes muy apelmazadas y otras esponjosas. Para que esto no ocurra, la levadura química debe repartirse de forma uniforme en la masa. La forma más fácil de hacerlo es mezclando muy bien la levadura química con la harina e incorporando esta mezcla al resto con unas varillas o una espátula.